jueves, 8 de marzo de 2012

MUJER
Vengo de ti y a ti voy,
te busco y te encuentro
dispuesta a entender
mis estados de ánimo,
atenta a escuchar mis tristezas
y alegrías,
mis aciertos y errores.
Sabes, tus manos construyen y aligeran
mis pasos que me hacen regresar siempre a ti.
tus palabras fortalecen mis acciones
porque tú estás allí.
Tus caricias se enredan en mi cuerpo,
como enredaderas de la cuales me niego
a soltarme.
Tus besos son mis soles que alumbran
el transitar de esta vida tan corta,
pero eterna a tu lado.
Madre, esposa, hija, hermana, amiga,
Dios te bendiga por ser mujer.

miércoles, 12 de mayo de 2010

Desconcierto

Ahora, me pides que te olvide,
sin razón alguna ni justificación precisa
y me dices que amarte fue un error,
de esos que no deben cometerse.
Mientras tanto, una brisa de alas frías
estremece los tuétanos del alma
y el eco de tus palabras
resuena en las cavernas del recuerdo.
y, me pregunto, qué culpa tiene el amor
de haberte conocido,
y qué culpa tengo yo
de amarte hasta el delirio.